[ Puntos Calientes · 1 · 2 · 3 · 4 · 5 · 6 · 7 · 8 · 9 · 10 · 11 · 12 · 13 · 14 · 15 ]


Presencia de judíos en los movimientos revolucionarios, antisemitismo y filosemitismo



Trabajadoras en una fábrica textil de Mánchester

Miembros del Bund judío con sus camaradas muertos en Odessa
durante la Revolución rusa de 1905


"¿Cómo es posible, pregunta Bouton, que un 1 por ciento de la población ocupe el 99 por ciento de los cargos directivos? Ese mismo año Churchill escribe que «el bolchevismo no es nada nuevo entre judíos » y añade a la lista los líderes revolucionarios norteamericanos E. Goldman y A. Berkman. Simultáneamente, cierto cabo austriaco recién licenciado rumia su ascenso con la denuncia de un complot «judeobolchevique », del cual se seguirán más adelante atrocidades inauditas no solo en Alemania y Hungría sino en la Rusia de Stalin. La concentración de personalidades judías podría negarse o pasarse por alto, tachando de antisemita a quien mencione siquiera tal cosa y prefiriendo de un modo u otro la actitud del avestruz, cuando acabamos de comprobar el abismo que separa a Ebert de Luxemburg y Leviné, por ejemplo, y cuando levantar por un momento la vista desde ese escenario a la historia general permite ver las cosas de frente.[…] Lo manifiesto es el peso de su cultura en la génesis de ambos fenómenos, alumbrando por una parte al chivo expiatorio convertido en mesías de la Restitución y por otra al banquero experto en el manejo del riesgo. No menos evidente, y origen del rencor hacia esa etnia, es que ninguna otra minoría haya sido capaz de engendrar una proporción pareja de individuos destacados en ciencias y artes. En nada altera lo previo que fuesen judíos nueve de cada diez líderes en la Alemania de 1919, y tampoco que las revoluciones rusas de 1905 y 1917 estén estrechamente relacionadas con judíos ruso-polacos. Dos milenios después de que la secta esenia ampliara el séptimo mandamiento —incluyendo en la obligación de no hurtar la de no comerciar— el país más extenso del orbe decreta la prohibición del comercio […]"

Capítulo 32, pág. 604-606

"El filosemitismo anglosajón responde en última instancia al valor crucial del crédito para desarrollar la inventiva técnica, un campo donde el judío no brilla tanto como en finanzas y teoría científica. Hasta el último tercio del siglo XIX también le había protegido de la xenofobia ser ajeno a la causa principal de discordia —el fervor nacionalista del romántico—, y mantenerse como outsider en política."

Capítulo 34, pág. 640

 

Facebook - Antonio Escohotado
Antonio Escohotado en Amazon

 






Venta del Tomo I

LOS ENEMIGOS DEL COMERCIO
Una Historia Moral de la Propiedad

Espasa - Calpe 2008
Lengua: Castellano
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788467029772
1ª Edición
Año de edición: 2008
Plaza edición: Madrid

Libro