"Recomiendo a Rajoy que pruebe la ayahuasca"

Antonio Escohotado

Filósofo y ensayista. Indómito e independiente. A sus 72 años, Antonio Escohotado publica 'Los enemigos del comercio...', obra que da la puntilla a la izquierda que no evoluciona y donde defiende que el grado de libertad y prosperidad alcanzado hoy en día no tiene precedente. "El que diga otra cosa es un analfabeto, un fanático". El autor de 'Historia General de las Drogas' también tiene su receta para el presidente del Gobierno: "A Rajoy le recomendaría la ayahuasca, un fármaco de viaje de duración breve. En un par de horas está uno libre. Con la ayahuasca, Rajoy se limpiaría por completo, es una autodepuración profundísima, la purga de Benito"

Afirma que hay que separar economía y política para preservar la democracia. ¿Añadiría que habría que separar también poder judicial y política; Iglesia y Estado…? Viendo el panorama no se puede decir que nos vaya bien…

 En ese sentido no puede ir peor. La administración judicial es voluntariamente lenta para que caduquen los pleitos dirigidos a la clase política, por aquello de los cinco años, y eso es perfecto porque no hay ninguno que tarde menos de ocho en ventilarse. En fin, qué le vamos a hacer. La alternativa es mantenernos como estamos o cambiar. Ambas cosas son imposibles

Pero ¿hacia qué cambiamos?

(Risas). Podríamos quitarnos un poco el toque de listillos latinos y llorones eslavos y aceptar una actitud más realista de tipo anglosajón. No queda claro que lo logremos; si hay algo arraigado en el ser humano, es el temperamento.

En este segundo volumen de lo que será una trilogía, saca a la luz aspectos de la izquierda que gustarán poco.

No veo por qué se me considera un azote de la conciencia roja cuando simplemente he hecho un esfuerzo de autoaclaración. Una de las asignaturas pendientes de España es saber por saber. Está todo contaminado por la opinión que sataniza o sacraliza. Por supuesto, en perjuicio del conocimiento. Mi vida ha sido feliz porque he perseguido siempre el conocimiento, en el sentido de cambiar de idea. Solo aprender nos permite cambiar de idea. También se puede cambiar de idea porque nos subvencionen como los tránsfugas políticos, pero no es mi caso…

De izquierdas o de derechas? ¿O son etiquetas gastadas?

Son categorías anacrónicas y contradictorias. Empezaron siendo una determinación geográfica en la Asamblea francesa con Robespierre y sus amigos y ahora es un galima tías total porque llamamos de izquierdas al humanista, al que piensa en los demás, pero es inevitable también que de izquierda sea el señor que quiere planificar la economía, o que no le impresiona limitar la libertad de prensa o castigar la disidencia ideológica, que a mi juicio es el principal crimen contra la humanidad que se puede cometer. 

Volvamos al capitalismo. ¿Cree que el mercado se regula solo o necesita de regulación?

Es demasiado grande la cuestión. Nunca ha habido un país cuyos mercados no contuviesen mayor o menor grado de intervención. De Adam Smith no extraemos la idea de que la mano invisible lo regule todo de manera infalible. Al contrario, ya desde Smith se le atribuyen al Estado ciertas funciones, sobre todo la de suplementar la iniciativa privada en materia de salud, educación, infraestructuras… Es absurdo que tengamos que continuar discutiendo esta tontería irreal de mercado sí, mercado no. 

Vale, digamos mercado sí, pero vistos los desmadres  parece evidente que necesita de una regulación, ¿no cree?

Un estudio mínimo de la evolución del capitalismo nos demuestra que tanto el dinero como la propiedad privada se han ido desmaterializando. Al mismo tiempo que se inventaba el papel moneda se inventaba la propiedad intelectual. A partir del papel moneda, el mercado financiero se ha constituido en verdadero pulmón de la realidad. Lo que hay que preguntarse es si después de los ciclos de alza y baja queda una disminución o un crecimiento, a medio y largo plazo. Los datos demuestran que en vez de hacer círculos hacemos espirales, y en particular, espirales ascendentes. En los últimos 200 años hemos subido aproximadamente en 300 puntos el nivel de vida. Solo pueden discutirse estas cosas desde la amnesia, pero es que desgraciadamente la amnesia cunde. 

¿Por dónde empezaría a cambiar España?

Por la educación en primaria y en la esfera universitaria. Haría un sistema razonable de selección tanto de profesores como de alumnos y pasaría de esta sociedad antimeritocrática que tenemos a una más meritocrática. El mundo se va alimentando solo y crece especialmente cuando los políticos duermen, de manera que no me gustan los salvapatrias, los redentores y los iluminados que pretenden arreglar con tal o tal programa una realidad que arrastra un número transfinito de actores y hechos.

¿Cree que el capitalismo es el sistema menos malo?

Primero, no creo nada, me parece un verbo detestable. Prefiero experimento, siento, pienso… Es evidente que el grado de libertad y prosperidad alcanzado no tiene precedente, en ninguna otra época ni en ningún otro lugar. El que diga otra cosa es un analfabeto, un fanático.

Es inevitable hablar de drogas siendo autor de ‘Historia general de las drogas’. ¿Seguimos siendo igual de incultos?

Pienso que puse un granito de arena. Ahora se toman drogas de forma más informada y menos kamikaze. Estamos en una etapa que podríamos llamar ‘light’, de armisticio implícito, se acabó la guerra contra las drogas porque los fondos de los que disponían las brigadas, a la chita callando, se han reducido. Ahora hay una política de reducción de daños, pero sin reconocer que nos equivocamos. 

¿Y qué opina de la ‘deep web’, donde uno puede encontrar todo tipo de drogas y hacer casi un consumo a la carta?

Maravillosa. Se intenta lo del consumo a la carta, lo que pasa es que la química es un universo dificilísimo, más difícil que la alta cocina. No son solo las drogas de diseño, las viejas drogas como el opio y la heroína tienen un gran futuro porque se va a descubrir que prolongan la vida y defienden a las personas de la tercera edad de la depresión, de los catarros, de muchas cosas. Cualquier toxicólogo lo sabe. Lo explico en mis libros. Que la medicina, en vez de darle 74 pastillas a un anciano al día, le dé una de heroína y le haga el mismo efecto llevará tiempo.

¿Qué droga le recomendaría a Rajoy?

Ayahuasca, es un fármaco de viaje de duración breve. Va muy a fondo, pero en un par de horas está uno libre. Con esta se limpiaría por completo, es una autodepuración profundísima, la purga de Benito.

Confiese un vicio.

La ambición.

¿Es ambicioso?

Sí. Quiero ser mucho mejor de lo que era antes. Quiero mejorar. Pero ilimitadamente (risas).

¿Con quién no se tomaría un café?

Con un fanático.

 

NOTA

1 Entrevista realizada por Lola Duarte y publicada el 3/12/2013
www.interviu.es


Facebook - Antonio Escohotado
Antonio Escohotado en Amazon

© Antonio Escohotado
www.escohotado.org



Development Network Services Presence
www.catalanhost.com